viernes, 28 de octubre de 2011

15O: por qué el 15M no puede convertirse en un Partido Político


No hay dos mundos, hay uno

¡Buenos días! Hablando por aquí y por allí, comentando lo que nos lleva a respaldar el movimiento 15M, más tarde o más temprano nos encon- tramos con la incómoda pregunta: ‘¿y por qué no hacéis un Partido Político?’ Hacer esta pregunta supone no hacerse cargo de la cuestión, o no haber entendido nada. A ver si conseguimos arrojar algo de luz. 

Cuando nos preguntan esto, nos da la impresión de que el que interroga no nos presta atención –ninguna-, es como si el inquisidor estuviese viendo en la Tele algún programa atentamente, y alguien a su lado le preguntase:

- Oye, papá, y los zombis ¿tienen cerebro?
- Mira hijo, ¿por qué no te vas al cuarto a jugar con tu hermano?

O, lo que viene a ser lo mismo, ‘¿por qué no dejas de dar por saco y me dejas en paz, ¿no ves que estoy rezando?’

Pues más o menos, esto es lo que sentimos cuando nos proponéis ‘el Partido’: ‘Mira tío, deja de incordiar ya, canaliza tu ira con algún entretenimiento más o menos caro como hacemos todos, y no me comas más la oreja. ¡Ponme otra Manolo!’ Vamos, que el que hace la pregunta no se ha planteado la cuestión, es como si estuviese viendo la Tele, y le hubiésemos molestado con nuestras incómodas manifestaciones. 

Otros que también arden en deseos de que el 15M se materialice –o sea que muera, que forme parte de la Realidad, que tenga Futuro; vamos que deje de ser movimiento (lo vivo se mueve), y se convierta en estaticidad (lo muerto no)-, se transforme en algo que puedan atacar frontalmente, en algo que puedan manejar, son los Medios de Formación de Masas al servicio del Estado y/o Capital. Para muestra un botón, en el vídeo que aparece a continuación vemos cómo caen dos pobres –y eso que iban bien pertrechados- en la red infinita de la araña ponzoñosa, si bien tienen tiempo de destapar alguna mentira:

             
Con esta breve exposición queremos señalar que hay dos formas de pretensión de muerte del movimiento, dos maneras de pedir lo mismo, dos corrientes que quieren ya el ‘Partido 15M’: la primera, accidental, fundamentada en el adoctrinamiento al que se ve sometido el Individuo en la Sociedad del Bienestar (ya vía Medios de Formación de Masas, ya vía del Sistema Educativo de Calidad), es la manera de pedir ‘el Partido’ propia del que aún no quiere ver, porque perdería la Fe; la segunda, es la manera del Régimen mismo que tiene la obligación de absorber el movimiento para acabar con él al tiempo que se perfecciona (si no puedes con ellos cómpralos). Hechas estas precisiones parece que nos encontramos en una posición adecuada para responder a la pregunta maldita: ¿por qué no montáis un Partido Político?

La respuesta es simple, y dolorosa para algunos: porque este es un movimiento contra el Sistema, no por el Sistema ni para el Sistema, es contra el Sistema. No hay otro sentido, es más, este es el sentido del movimiento, todo lo que hacemos no tiene otro sentido que este: hacerle frente al Régimen. El 15O puso de manifiesto lo evidente, que el problema es global, no local, que el mundo tercero y el primero son el mismo, que para que una pequeña cantidad vivan de miedo la mayoría tiene que mendigar entre basura, si no morir. Esto es por lo que el 15M no puede convertirse en un Partido Político, el que esto pide –quizás sin saberlo- nos ofende. 

Queda claro entonces, no se trata de una subvención, de ganar Derechos, de mendigar a esta o aquella Instancia, de más o menos Democracia. ¡Tira del hilo, no te quedes en los flecos! (Esto ya lo sabes, sólo tienes que recordarlo). Se trata de derrotar el Régimen que se muestra -hoy como nunca- injusto, manipulador, cruel, devastador e inhumano:


Como en otros regímenes, pasados y presentes, el poder se ejerce contra el pueblo. Conviene recordar que la Democracia moderna no es una excepción, antes al contrario, es la forma más perfeccionada y sibilina de sometimiento. Aquí Estado y Capital se identifican, y es el caldo de cultivo ideal para todo tipo de estructuras dictatoriales: Empresas, Ministerios, ONGs, Partidos Políticos, colegios, hospitales… el funcionamiento es el mismo: Uno manda, el resto obedece. 

Tomás: Entonces, ¿cómo es que la mayoría no se rebela contra ese Uno?

Hola Tomás. Pues porque ese Uno puedes ser tú, tu primo o un hijo tuyo. Esta es la mentira en la que se fundamentan las estructuras modernas de poder. El de arriba cambia cada cierto tiempo para perpetuar el Sistema, y ¿quién sabe si te puede tocar a ti? Quizás si te esfuerzas lo suficiente, si estudias mucho, si te vendes bien, si aciertas con a quién lamerle el culo… un día ese yate será tuyo. 

Dejando de lado lo ruin de esta visión asumida por la mayoría alegremente (y que impide que se haga algo, que las cosas sean de otra manera), hay que destacar lo que no se dice: arriba no podemos estar todos. En la competición también están los que pierden, los de abajo, el pueblo. Sin ellos no tendría sentido la carrera, para que gane Uno, muchos tienen que perder. Y lo peor: Uno será mejor cuanto peor estén muchos. Si no hay brecha, si no distinguimos entre ricos y pobres, entre mundo primero y tercero, entre listos y tontos, entre hombres y mujeres; si no hay una escala que me permita decir exactamente cuántas veces soy mejor que tú (el Dinero), el juego no tiene sentido. 

Así que esto es lo que ocurre: que por aquí abajo andamos unos cuantos, incontables en cualquier caso, que nos hemos hartado ya de jugar, y os animamos a que os suméis porque seguro que algo de pueblo os queda ;-).

video
                                                      

jueves, 13 de octubre de 2011

La Universidad, la carrera que nunca ganarás

Carrera hacia el traje
¡Buenos días! El otro día hablábamos del proceso de adoctrinamiento o de la Educación de Calidad, pero no hablamos de la culminación del proceso, del final del proceso de individuación en su forma más perfeccionada, de su etapa decisiva: la Univer- sidad.

No vamos a negar que algo puede uno aprender en estos centros, en la medida en que es ahí también donde se encuentran algunos que tienen algo que decir, y, aprovechando algún resquicio, lo hacen (dicen algo). Pero esto es accidental y no es contra lo que aquí hablamos. Nos referimos a la mayoría de disciplinas, a la mayoría de profesores y a la mayoría de alumnos. A esos edificios feos, construidos con urgencia -la urgencia del Futuro que viene ya, la urgencia del Dinero que pierde valor con el tiempo-, a los Campus, al momento definitivo de Formación.

¿Quién discutiría hoy día que la Formación Universitaria es el paso previo no ya para un Puesto de Trabajo, sino para un Puesto de Trabajo mejor?



(pincha para agrandar)

Podemos ver ahí un poco de publicidad de lo evidente, el plan de Bolonia no puede ser otra cosa que el perfeccionamiento de un Sistema Educativo de Calidad (todo empezó con ‘Doña Gotita’ –véase entrada anterior-). ‘De la Universidad al puesto de trabajo’, por eso suele decirse entre la gente que ‘es en la Universidad donde te abren los ojos’. ¿Quién no recuerda haber tenido esta conversación?:

Dr. Trichet-Bernanke: ¿Y tú que vas a ser de mayor, niño?
Niña: Yo astronauta.
Niño: Pues yo bombero, para ayudar a la gente.
Otra niña: Yo abogada, para defender a los pobres. 
Otro niño: Yo jugador de fútbol, para meter goles.
Otro niño más: Yo meteorólogo, para ver a Doña Gotita.
Tú: Yo …
Dr. Trichet-Bernanke: Así me gusta, que soñéis con el Futuro, como Dios manda.

Y al llegar a la Universidad, efectivamente, uno abre los ojos, y tiene una visión general que da sentido al proceso: ni futbolista, ni astronauta, ni abogada de pobres, ni meteorólogo, todo eso no eran más que engañifas. Ya no se puede dilatar más, ha llegado el momento de la verdad: esto es para lo que te han preparado: un salario injusto, una jubilación incierta, una hipoteca y… a producir. Se acabó la tontería.

Todo esto no evita que alguno piense ‘me la han metio doblá’, como le ocurre a esta joven:
 
video


La sensación generalizada de la mayoría es, al ocupar ya su Puesto de Trabajo, de insatisfacción mayúscula: ‘si lo sé estudio otra cosa’; como si el error hubiese sido de ellos por no haber hecho la elección correcta. Esto sí es un error: creer que el Sistema funciona para la mayoría  pero no para nosotros, cuando lo que se pone de manifiesto es que es el Sistema el que no funciona.

Pero para luchar contra la sorpresa al descubrir que todo era mentira (algo va sospechando uno, pero no termina de creérselo hasta el final, hay que comprobarlo), para eso ya están los que saben: ‘es lo que hay’, ‘siempre ha sido así’, ‘haber estudiado otra cosa con más Futuro’, ‘a lo mejor no eres lo suficientemente bueno’… y otras mentiras que calan hondo, que hacen que, gracias a la repetición en todo momento y en todo lugar, formen parte de lo que llaman el ‘inconsciente colectivo’ con el único fin de que no se haga ni diga nada que no haya sido dicho y hecho ya.

Espontáneo: Raskolnikov, no es la primera vez que os oímos decir lo de que se ‘haya dicho o hecho ya’. ¿Qué narices queréis decir? ¿Es que ya se sabe lo que voy a hacer esta tarde?

Buena pregunta. Lo que pretendemos decir, querido espontáneo, es que, efectivamente, ya sabemos lo que vas a hacer esta tarde; igual que sabíamos que acabarías cobrando mil euros, ya en el paro, ya en alguna Empresa, ya como Funcionario. Esta tarde tendrás que gastar el dinero que ganas, bien en el cine, bien en las tiendas, bien en el gimnasio, bien amortizando tu sofá… En definitiva, te toca disfrutar de tu Tiempo (Tiempo Libre o Tiempo de Trabajo, que son el mismo: el Tiempo del Dinero).

Pues bien, para terminar con este improvisado alegato contra la Universidad –donde se aprende Una-versión (la única, la verdadera)-, creemos que algo de esto debe ser a lo que se refiere José Luis Sampedro cuando dice sobre la Educación:

“La que se imparte es catastrófica. Nos educan para ser productores y consumidores, no para ser hombres libres.” [La negrita es nuestra.]

Y parémonos aquí, por no hablar de esas clases de Cálculo y Álgebra donde el profesor más virtuoso es el que tiene un menor número de aprobados.

Por no hablar de esos exámenes en pleno mes de junio hacinados en un salón de actos durante 4 horas intentando reproducir exactamente lo mismo que olvidaremos la semana siguiente.

Por no hablar de los profesores universitarios que dan clase leyendo un manual.

Por no hablar de que algunos hay ya que intentan hacer negocio vendiendo apuntes porque no varían de un año para otro. Si el profesor es el mismo, va a decir lo mismo, ahórrate el trámite y compra el saber.

Por no hablar de las disciplinas que se inventan al ritmo del desarrollo del Sistema: ‘Trabajo social’, ‘Educación social’, ‘Informática de gestión’,…

Por no hablar de que no es suficiente con repetir lo que copiaste religiosamente en tus apuntes día a día, sino que has de intuir –además- si a este profesor le gusta un toque de originalidad en la vomitona, o a este otro le gusta que se diga exclusivamente lo que él ya dijo, o a aquel otro que no le gusta que se extienda uno demasiado.

Y lo que se nos queda en el tintero que te estará viniendo a la cabeza.


jueves, 6 de octubre de 2011

¡Dejadlos en paz! O sobre la Educación

Arbeit macht frei

¡Buenos días! Como ya adelantamos, algo teníamos que decir sobre la Educación, porque mucho se está diciendo estas semanas pero en ningún sitio se ha visto el asunto desde la perspectiva de este airado profesor que nos acompaña hoy. 
Y si lo hace (acompañarnos) es porque suscribimos lo que dice y no sólo por su especialidad, sino porque bien podríamos haber dicho exactamente lo mismo aquí, quizás poniendo o quitando alguna coma, pero sin tocar el contenido:


"Querido Raskolnikov:

Soy padre y profesor de filosofía de Instituto. Os escribo porque no termino de entender lo que está ocurriendo con la educación, o quizás si lo entienda y sea eso lo que me está volviendo loco.

El caso es que el otro día vino mi chavala de 5 añitos, toda tierna ella, con su eterna sonrisa, con sus ojos llenos de vida, y sin venir a cuento se puso a cantar:
Doña gotita está en la nube,
en un columpio que baja y sube.
Que baja y sube.
Doña gotita se constipó,
y con un estornudo (¡atchís!) se resbaló.
Doña gotita cayó a la tierra.
y fue mojando toda la hierba.
Doña gotita tanto lloró
que la ha escuchado su amigo el sol,
y un rayo de oro él le lanzó,
y muy contenta por él subió.
Doña gotita está en la nube
en un columpio que baja y sube.

Vaya, ¿dónde has aprendido eso Jenny? Le pregunté. ‘En el cole’, me dijo. La gracia y desparpajo con que cantaba –para qué engañarnos, cualquier cosa que haga- me hizo sonreír… a la vez que contenía mi ira.


¿Es que con 5 años ya hay que meterle los mandamientos de la Ciencia de manera cobarde y subrepticia en la mente? ¿Es que no hay tiempo para el juego por el juego? Es decir, ¿no se puede hacer nada que no tenga ningún fin Educativo en la escuela, o mejor, ningún fin de ningún tipo? ¿Qué ocurrió con aquellos poemas de Gloria Fuertes ‘Doña Pito Piturra’? ¿No adoctrinaban lo suficiente? ¿Es que ya desde los 3 años hay que estar vendiéndoles el Auto personal en esas fichitas para colorear? ¿Es que ya desde el principio hay que enseñarles la religión del Dinero?

Pues parece que sí, que en esto no hay remedio. Con 5 años ha ido a más excursiones (previo pago) que sus padres en toda su vida, no se olviden del calendario a todo color de su hijo acariciando un pony por un módico precio.

El día del Cumpleaños es lo que peor llevo. No basta con una celebración, tampoco con dos, el número de celebraciones no termina de saberse (puede que incluso se encadenen hasta el siguiente Cumpleaños), si la Pareja se ha disuelto se multiplican, pero en todo caso están las celebraciones mínimas:

1º Se celebra en clase con todos los compis, no hay que olvidar un pequeño regalo (cuanto más caro mejor, pero sin pasarse) para cada uno de ellos además de la consabida tarta (en general cualquier tipo de bollería industrial, pero, en cualquier caso, que no sea casera: son las Normas del Centro).

2º La segunda celebración se lleva a cabo en alguna franquicia de moda con parque infantil de bolas (Mc Donald, Telepizza…) con los amigos del cole (hacerlo en casa, si bien puede resultar mucho más sano, económico y divertido, es muy ‘cutre’).

3º Ya en el fin de semana, cuando los Papás gozan de su Tiempo Libre estipulado, se celebra el cumple en casa, o en casa de los abuelos, o (4º) en casa y en casa de los abuelos; quizás también (5º) con las amigas de mamá… y así hasta el infinito. El único límite lo pone el Dinero.

¿Cómo no celebrarlo(s)? Todos quieren lo mejor para su hijo. Debe ser casualidad que lo mejor para nuestros hijos resulte ser lo que creemos que es mejor para nosotros: consumir estupideces sin freno. Sin duda, todos esos regalitos recibidos para compensar la invitación (dinero x dinero = dinero), acabarán acumulando polvo en algún rincón de la habitación hasta que, en una segunda fase, se realicen plenamente, es decir, que lo que ya apuntaba a nada más que basura se convierta estrictamente en lo que es.

Valgan estas anécdotas, que cualquier padre moderno podrá corroborar, vividas en apenas un par de años de Sistema Educativo de Calidad -la etapa más Light, pero en la que ya comienza la mentira de ‘la motivación’ como si el niño estuviese muerto y hubiese que rellenarlo de vaya usted a saber qué, como si fuese cierto que un niño ‘desmotivado’ no haría nada (puede que si a sus padres no les dijesen lo que tienen que hacer, efectivamente, no harían nada, sin embargo, para el que no lo sepa: es imposible que un niño esté quieto, son pura vitalidad porque ¡están vivos!)- para entender lo que vendrá a continuación.

No es de extrañar entonces lo que se encuentra uno en los Medios de Formación de Masas, para muestra este pobre diablo:


Fijaos: aún no está del todo Formado, sus titubeos le delatan, pero ¡cómo crece la Fe dentro de él! Quién me iba a decir que iba a escuchar al alumno reclamando su ración de tutoría, al esclavo reclamando su cadena, a la rata luchando por su laberinto. ¿Qué demonios es esto? ¿El mundo al revés? ¿Es que estamos todos locos?

¡Dejadlos en paz! ¿No es suficiente con, ya desde el parvulario, obligarles a consumir: fichitas, chucherías, juguetes, ropa nueva semanal, televisión, cine infantil, menús infantiles, atracciones infantiles, cruceros con niños ¿gratis?… que además tienen que ir a defender no ya su Futuro cierto, no ya su Puesto de Trabajo (futuro), su muerte vamos; sino que también tienen que defender los intereses de los Ejecutivos de Dios (las Profesoras, los Tutores, los Directores, las Jefas de Estudio…), de los Sindicatos y, en definitiva, del Estado-Capital (si es que son algo distinto)?

Compañeros, no me encontraréis en esas manifestaciones para reclamar que todo siga igual, que nos encarguemos cada vez de dar una atención ‘más individualizada’ al Alumno (futuro Individuo de la Sociedad del Bienestar), para ‘valorar más’, para ‘exigirles más’, para identificarles con el número, para que sean Uno único (uno más), para que sean más competitivos/competentes, para que sean responsables, para que paguen sus deudas, para que consuman responsablemente, para que, en definitiva, continúen con el gran circo.

No lo a los exámenes.
No a las evaluaciones.
No al aborregamiento.
No al Individuo.
No al aburrimiento.
¡Los alumnos no son mercancía en manos del Sistema Educativo!
No nos engañemos, mientras se impartan clases y los alumnos no se vean las caras, mientras el colegio sea el preludio del Puesto de Trabajo, con sirenas, tiempos estipulados de descanso, madrugones... nada habrá cambiado.

Y jóvenes, antes de que os futuren ya del todo, ahora que todavía tenéis dudas, ahora que aún no sabéis, vosotros que todavía no tenéis que vestir con traje, ni tomar cafés, ni pedir permiso al jefe, ni tenéis las Ideas claras. Vosotros, a los que os tiembla la voz. Vosotros, que aún no habéis terminado de  creer la mentira. ¡Escuchaos! Escuchad ese grito que os llega hasta la boca desde el interior, es la voz del pueblo que dice ¡NO!"

lunes, 3 de octubre de 2011

Mala hierba

¿Mala hierba?
Se denomina mala hierba […] a cualquier especie vegetal que crece de forma silvestre en una zona cultivada o controlada por el ser humano como cultivos agrícolas o jardines. Esto hace que prácticamente cualquier planta pueda ser considerada mala hierba si crece en un lugar en el que no es deseable. Wikipedia, Maleza (la negrita es nuestra).

¡Buenos días! Hace tiempo que no nos pasábamos por aquí, y es que hemos andado atareados visitando a unos y otros; y, por supuesto, liadillos con los trabajos que nos manda el Señor. Pero ‘mala hierba nunca muere’ y por mucho que la asfalten, tarde o temprano, aprovecha cualquier resquicio, la más minúscula grieta, para asomar y tomar el Sol. En eso andamos.

Hay que pronunciarse sobre varios temas, por ejemplo sobre cómo se inculca la Doctrina Oficial en los tiernos corazones de los infantes, o como dicen los Medios de Formación de Masas: Educación de Calidad. O, también, sobre la manifestación del 15 de octubre de la que nada se sabe (que no se sabe para qué sirve, ni adónde va, ni quién la organiza, ni cuántos seremos: por eso tiene tanto valor). O, también, sobre algo que nos ha sorprendido mucho hablando con unos y con otros: la Mayoría sabe cómo son las cosas; y nosotros, que no teníamos ni puñetera idea de cómo son las cosas, nos quedamos sin palabras; habrá que ver si las cosas son así -como dice la Mayoría- o no, o si pueden ser de otra manera. O, por último, sobre qué poquitos somos, sobre la fuerza del Régimen y su eterno caer, sobre las Ideas, sobre la batalla perdida, sobre la mentira y sobre cómo resulta más sencillo recabar apoyos de los muertos que de los vivos (si es que lo están todavía).

En fin, pues de estas cosillas esperamos tener algo que decir, y quién sabe si también vosotros.

¡Salud!